Internacional

Pensó que tenía un dolor de estómago, pero una infección carnívora devoraba su cuerpo

Con 62 años, Carolyne Gower superó una grave afección que ha conmocionado a las redes sociales y le dejó cicatrices que le recordarán por siempre el momento que le tocó vivir. Ella pensó que tenía un dolor de estomago; sin embargo, sufría una infección carnívora.

Carolyne estaba en su casa, cuando comenzó a sentirse cansada y de un momento a otro se sintió sin energía. Sus hijos de 36, 33 y 30 años intentaron comunicarse con ella; sin embargo, al no tener respuestas fueron hasta su casa y la encontraron delirando en su cama, ardiendo en fiebre y con el pecho tan rojo que parecía una quemadura de sol.

“Me levanté de la cama para tomar una copa, pero mientras caminaba por el pasillo hacia mi habitación, todo se volvió negro”, recordó Carolyne.

Carolyn fue llevada al hospital Ballarat en Australia, donde sospecharon que tenía una infección en todo el cuerpo, pero luego sus riñones comenzaron a fallar. Tres días después fue trasladada a la Unidad de Quemados del Hospital Alfred de Melbourne.

Afortunadamente, después de 15 operaciones y de volver a aprender a comer, caminar y hablar, Carolyn sobrevivió. Pero un año después, todavía se está recuperando de su traumática experiencia.

Ahora, Carolyn, que tiene cicatrices de por vida y compartió su historia para crear conciencia sobre la fascitis necrosante y advertir a otros sobre sus síntomas, publicó con la historia el medio The Sun.

Carolyn declaró que le dijeron que estuvo en coma inducido durante un mes y que sus hijos pensaron que iba a morir, la sometieron a 13 operaciones para limpiar el tejido muerto y reconstruir el tejido que le faltaba.

A finales de abril, se sometió a dos cirugías de injerto de piel, donde los cirujanos tomaron piel de su muslo izquierdo y la colocaron en el área de su pecho.

Loading

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *